dilluns, 17 de setembre de 2012

UN VÁTER CON VISTAS

Esta mañana he dado un vistazo a Twitter antes de conectar la radio y con un ojo medio abierto mientras esperaba que subiera el café he visto un twitt de La Vanguardia que me ha arrancado una sonrisa (algo muy poco habitual con los tiempos que corren, la verdad ...). El titular decía: "la intimidad al desnudo en los lavabos de un hotel de NY". Ostras, me ha picado la curiosidad al instante y mi vena más escatológica se me ha empezado a hinchar como la vena del cuello de la Patiño. He pulsado el enlace y patam, la foto me ha dejado sin habla: Una mujer tomando el rollo de papel de váter, con las bragas en los tobillos y la cara pixelada y al lado otra en plena faena, sentada en la taza. ¿Son conscientes de que las miran?? Mientras leía la noticia donde se explicaba que los lavabos están en la planta 18 de un exclusivo hotel de Nueva York con unas vistas espectaculares sobre el Skyline (concretamente al club BOM, BOM, BOM del hotel) recordaba la vez en que me encontré en una situación parecida ...

Fue durante una fiesta familiar en un conocido restaurante con estrella Michelin. Todo nuevo y diseñado por un trío de arquitectos de lo más chic y prestigioso. Como en todas las fiestas familiares que se alargan siempre hay un momento para ir al lavabo y reencontrarte con las tías y madrinas que te dan besos pegajosos y te pellizcan las mejillas. Lo más divertido es que haya un tocador común para retocarte el maquillaje y lavarte las manos mientras le das un poco al cotilleo, pero en este caso no había ni rastro de zona común, sólo un pasillo lleno de puertas de vidrio que no eran transparentes pero dejaban entender perfectamente lo que pasaba en el interior. Algo no va bien, pensé, cuando vi la aglomeración de madrinas que había en la entrada del pasillo.
-¿Qué pasa? Pregunté - Estáis haciendo cola?
-Cola?? Para entrar aquí? ni soñarlo! Tú has visto cómo son los inodoros, no hay nada delante! Las tías estaban coloradas como un tomate, era una mezcla de rabia y vergüenza.
- Dónde no hay nada delante, en el vater??
- Niña entra, entra y verás si eres capaz de bajarte las bragas y hacer pipí en un lugar como este ...

Abrí la primera puerta de vidrio y ante mí apareció un prado verde. No hay pared! Era bastante desconcertante. Cuando te sentabas en el vater quedabas mirando hacia la pared de cristal. Me costó, la verdad, pero si no animaba a las madrinas a vaciar la vejiga seguramente hubiéramos tenido problemas para bailar un rato más tarde. Allí sentada en aquella taza de diseño y mirando el verdor sólo pensaba qué pasaría si alguien sacara la cabeza y me saludara. No estaba cómoda, la verdad. Y tampoco me he sentido cómoda mirando las fotos de los clientes del exclusivo club BOM, BOM, BOM de Manhattan. Pienso que se podrían tener las mismas vistas de la ciudad ahumando  un poco los cristales de la parte de abajo ... Todos sabemos que "caga el rey, caga el Papa y hasta la chica más guapa" pero obligar a tus clientes con necesidades fisiológicas a hacer exhibición pública lo encuentro poco democrático y poco chic. Eso sería como poner "el caganer" delante del nacimiento...

MÁS INFO:

la noticia de La Vanguardia

Artículo del Daily Mail con muchas fotos de los inodoros con vistas y un vídeo donde se ven los famosos lavabos desde dentro.

página del exclusivo hotel donde está el club Bom, Bom, Bom

Algunos de los excusados con mejores vistas del mundo, todos tienen puerta, si quieres la dejas abierta y si quieres la cierras...

otra noticia escatológica: los pedos en los taxis de Madrid. Esto no ocurre todos los días...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada